En la Institución Educativa Municipal Montessori, se lleva a cabo un proyecto de investigación de impacto ambiental, económico y social. Es CaféLab en el que participan docentes, estudiantes y caficultores para adquirir conocimientos y forjar conciencia sobre las nuevas técnicas de producción y consumo del café.

CaféLab: ambiente, educación y comunidad en Pitalito

Ramón Majé Floriano, líder principal de Café Lab, y caficultora participante
En la Institución Educativa Municipal Montessori del municipio de Pitalito, se lleva a cabo un proyecto de investigación de impacto ambiental, económico y social. Es CaféLab en el que participan docentes, estudiantes y caficultores para adquirir conocimientos y forjar conciencia sobre las nuevas técnicas de producción y consumo del café.

Imagen: Ramón Majé Floriano, líder principal de Café Lab, y caficultora participante. Fuente: William Hernández

Pitalito es café. Su economía y desarrollo tienen base en este producto agrícola. Ha recibido reconocimientos internacionales significativos, como la Taza de Excelencia. Sin embargo, la producción del café va de la mano con la contaminación ambiental que genera. Arroja subproductos que, en gran medida, son tirados a las vertientes de agua, incinerados o utilizados en la devastación de la vegetación.

Pero llegó Café Lab a la Institución Educativa Municipal Montessori y esa contaminación en las veredas de San Francisco, Santa Inés y Holanda del municipio Pitalito se puso en discusión. Nos cuenta su líder principal, el profesor Ramón Majé Floriano, que es un proyecto enmarcado en el modelo pedagógico desarrollista social. Este supone que los y las estudiantes aprenden a través de la experiencia directa, en situaciones propias de su entorno, comprobando ideas por medio de aplicaciones y de acuerdo a sus propios intereses y necesidades, tal como afirman Janeth Sacker y Mirna Bernal (2013).

En primer lugar, Café Lab tomó en cuenta que a lo largo del proceso de producción y recolección del café se generan 162.900 toneladas de pulpa de café que son desechadas sin contemplar su posible utilidad; el cuncho o borra se vierte a los sifones; los tallos se utilizan como combustible directo; y, por si fuera poco, se desaprovecha la capacidad calórica de la cascarilla.

En segundo lugar, el proyecto no soslayó la condición de un alto porcentaje de maestros, el cual sigue el modelo pedagógico tradicional, sin responder a las necesidades de la comunidad en su contexto propio. Tampoco obvió el hecho de que los estudiantes, junto a sus familias, trabajan en el sembrado y recolección del café como fuentes de ingresos, muchas veces en desconocimiento de las posibilidades de uso responsable y sostenible de los recursos naturales.

Así, con el proyecto Café Lab, la cascarilla, la pulpa, el cuncho, los tallos que danzan junto a los cafetaleros y cafetaleras del Valle de Laboyos, entran a la escuela y se posan en las manos de estudiantes y docentes, para convertirse en el objeto de un gran proyecto pedagógico y de investigación aplicada. ¿Y qué mejor nombre que “Café Lab”, aludiendo al contexto geográfico y social y al carácter científico de la intervención educativa?

Cinco son los semilleros de investigación con los que se despierta la capacidad de innovación y emprendimiento de toda la comunidad educativa, y, simultáneamente, se contribuye a la disminución de la contaminación ambiental en Pitalito. A ellos se suma un nodo para la inclusión de la comunidad cafetalera. Veamos la novedad que cada uno de ellos significa.

Sabores de mi tierra. Con este sugestivo nombre, los investigadores e investigadoras de Café Lab estudian las posibilidades de aprovechamiento de la pulpa del café en la preparación de bebidas aromáticas que conservan los componentes nutritivos, como proteínas, aminoácidos, calcio.

Firecoffe. En este caso vemos muchachos y muchachas utilizando la cascarilla del café para aprovechar su energía calórica. Con ella crean briquetas ecológicas que pueden ser utilizadas en combustión, tanto en fogones como en hornillas en los hogares.

Arcifé. El trabajo interdisciplinario con Educación Artística les permitió a los estudiantes experimentar en la extracción de tinta de la borra o cuncho del café. Es emocionante ver los espacios de la Montessori embellecidos con obras pictóricas logradas con la “pintura café”.

Maderas Soca. También causa gran admiración estar dentro de un aula de clase amoblada con sillas, mesas y estantes construidos con los tallos de la planta de café. Es el ingenio del equipo de investigación aplicada creando mejores ambientes de aprendizaje.

Teslacoffe. La alta acidez de la pulpa del café y el mucílago que se obtienen al lavar el café son propicios para generar energía eléctrica asequible y no contaminante. El experimento en este caso consiste en la creación de pilas eléctricas que aprovechan los electrones de los compuestos químicos de la pulpa.

Alfabeticzate. En este último nodo vemos a la comunidad capacitándose en competencias digitales y aprendiendo nuevas técnicas para la recolección y siembra del café. Los caficultores se involucran en el proyecto escolar, y cuando no pueden asistir al sitio de encuentro, el equipo de investigación se traslada a las fincas.

El profesor Majé señala que, justamente, la problemática de las familias del sector rural está en la falta de oportunidades laborales, el limitado acceso a una educación de calidad, la gran brecha entre el sector urbano y el rural. Nos dice con profunda y motivadora convicción: “Comprendí que mi propósito de vida estaba enmarcado en la profesión docente, en contribuir a la transformación del ser humano a partir de una profesión que por encima de una disciplina académica, tiene como propósito social la resiliencia en la comunidad menos favorecida de mi país”.

Café Lab ha obtenido reconocimientos importantes desde el Ministerio de Educación Nacional, en el 2017 y 2018. Recientemente, obtuvo el primer puesto en el premio Maestros que Inspiran. Con todo, una satisfacción enorme es la participación de los estudiantes, como ponentes, en eventos municipales, departamentales y nacionales. Y el profesor Majé no deja de mencionar la cooperación científica de la Universidad Surcolombiana, sede Pitalito, la alianza con empresas privadas que compran y venden el grano, y la participación del mejor catador y barista del municipio y su tienda de café La Meca.

Un proyecto pedagógico y de investigación con todos los rasgos que hemos mencionado no podía menos que incidir positivamente en la práctica educativa de Montessori. La superación del modelo tradicional implicó la revisión de los planes de estudio y la malla curricular; ahora se atiende a la construcción de saberes a partir de la interrelación con el contexto, para dar respuesta a problemática tangible de la comunidad.

Ramón Majé habla de “Trascender” (2019). Ciertamente, en definitiva nos hace ver que el más importante resultado de Café Lab es el surgimiento de docentes y estudiantes capaces de “reflexionar sobre su actuar y sobre su influencia en la vida del otro”, investigadores e investigadoras que ahora comprenden su realidad y ayudan a transformarla de manera creativa.

Iraima Mogollon


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Sobre nosotros

Nuestra organización privada sin ánimo de lucro alineada a los propósitos de solidaridad, colaboración, consolidación de la paz, la equidad y la democracia en Colombia, presta servicios de información de valor añadido, colabora en procesos de producción de conocimiento basado en datos, desarrolla y promociona contenido informativo y contenido digital multiplataforma en temas de educación; con enfoque orientado a potenciar de manera innovadora una educación de calidad y disminución de desigualdades en la región.  Así mismo,  a fomentar, en ciudadanos y grupos de interés, el manejo adecuado de información donde la sociedad mejore la capacidad de obtener conocimiento para una toma de decisiones informadas que impulse la participación democrática en el ecosistema de Gobierno abierto y el ecosistema educativo de la región.


Contáctanos

Escríbenos en cualquier momento


1