«No hay educación si no hay verdad que transmitir, si todo es más o menos verdad, si cada cual tiene su verdad igualmente respetable y no se puede decidir racionalmente entre tanta diversidad» Fernando Sabater. Con esta frase comenzamos a reflexionar sobre la inclusión, palabra que implícitamente nos remite a la palabra diversidad, que parte de lo que cada uno de nosotros determina como respetable o excluyente. Ha sido difícil instaurar este concepto en la educación y más porque por muchos años no se había hablado de la inmersión de personas con diferencias en su aprendizaje, en su origen o en su pensamiento, personas que pudiesen confluir en un solo espacio como las aulas de clase.

Educación inclusiva y calidad de servicios

EduInclusiva1
«No hay educación si no hay verdad que transmitir, si todo es más o menos verdad, si cada cual tiene su verdad igualmente respetable y no se puede decidir racionalmente entre tanta diversidad» Fernando Sabater. Con esta frase comenzamos a reflexionar sobre la inclusión, palabra que implícitamente nos remite a la palabra diversidad, que parte de lo que cada uno de nosotros determina como respetable o excluyente.

Imágenes: por Daniel Bravo

La educación inclusiva en Colombia ha tenido una gran evolución en la última década, y ha generado de manera progresiva un cambio en conceptos y praxis educativas. La política pública educativa de nuestro país, de acuerdo con la investigación titulada “Políticas de inclusión educativa: una comparación entre Colombia y Chile” de  Diana Vásquez (2015) magíster en ciencias de la educación, encontró que dichas políticas en Colombia “han buscado brindar mayor accesibilidad e igualdad a todos los niños y las niñas, por tal razón, la decisión es la de no crear una legislación exclusiva para la población con necesidades educativas  especiales, sino que este tema se ha abordado de forma transversal”.  Es decir que la inclusión y la accesibilidad en Colombia no sólo deben centrarse en la población en condición de discapacidad, sino también en otros factores que pueden llegar a generar hacia una persona rechazo, aislamiento o exclusión como el pertenecer a un grupo étnico o racial específico, tener una orientación sexual diversa, tener ideales diferentes, entre otras características que no están dentro de lo comúnmente aceptado en la norma social.

¿Pero qué es la educación inclusiva y desde cuándo empezó a hablarse de esto en nuestro país? Según organizaciones como UNESCO (2017) y la ONU (2008) la educación inclusiva está basada en el derecho a recibir una educación en pro de un aprendizaje continuo, de calidad y con acceso universal, prestando atención especial a grupos marginados o vulnerables para potenciar su desarrollo de manera óptima; sin ser objeto de discriminación alguna tanto dentro del sistema escolar como fuera de este. En otras palabras la educación inclusiva implica que en los contextos educativos se acojan  a todas las personas de la comunidad, independientemente de su raza, sexo, color de piel, procedencia o necesidades de aprendizaje diversas fomentando siempre en su alumnado pedagogías que impartan la integración de las diferencias y su aceptación. Comenzó a hablarse de educación inclusiva según Beltrán, Martínez y Vargas  (2015) a partir del año 2006, tema que fue visto como una necesidad por el Ministerio de Educación Nacional con el fin básico de garantizar el derecho de educación para todos.

Pero ¿verdaderamente podemos hablar de un buen servicio de educación inclusiva en el contexto real de las instituciones educativas colombianas? Actualmente en Colombia las instituciones educativas han iniciado los procesos de adaptación de sus proyectos educativos, de aulas de apoyo específico y de formación docente, han permitido el acceso a todos los estudiantes independientemente de su condición, y han comenzado con la implementación desde el año 2017 del Plan Individual de Ajustes Razonables (PIAR) reglamentado por el Decreto 1421 de 2017, herramienta utilizada por el docente como insumo para la planeación individualizada de las temáticas teniendo en cuenta los estilos y ritmos de aprendizajes particulares.

Pero desafortunadamente a pesar de  la legislación a nivel nacional, se evidencian falencias de fondo en la implementación de la educación inclusiva como lo señala Beltrán, Martínez, y Vargas (2015) quienes exponen que se tiene el reto de garantizar las condiciones de permanencia y baja desersión, ya que esta ha aumentado en un 2,4% a nivel nacional en jóvenes entre 5 y 15 años  desde el año 2016 al 2018. Se deben realizar aclaraciones a las adaptaciones curriculares realizadas ya que éstas implícitamente están sometiendo a rechazo  escolar por el retraso en las competencias dadas a los estudiantes en condición de discapacidad, generando un desfavorable aprendizaje en los mismos. Es también indispensable continuar sensibilizando y trabajando con los docentes y educadores para que permitan abordar efectivamente la diversidad dentro de sus estudiantes. Y si fuese posible brindar centros especializados para su atención con fines terapéuticos especialmente en casos con discapacidad cognitiva o física.

A modo general, sí se han evidenciado grandes avances en la educación inclusiva pero es un reto poder llegar a generar una transformación que trascienda aún más los escenarios escolares integrando la formación humana junto a los logros académicos y se extienda a otros sistemas como la sociedad, la comunidad y sobre todo la familia sea el principal actor y  generador de pensamiento inclusivo en los niños, niñas y adolescentes de nuestro país.

Referencias

Beltrán, Y., Martínez, Y. y Vargas , Á. (2015). El sistema educativo colombiano en el camino hacia la inclusión. Avances y retos. Educ. Educ, 18(1), 62-75. doi:10.5294/edu.2015.18.1.4

Ministerio de Educación Nacional. (2017). Decreto 1421 de 2017. Bogotá: Ministerio de Educación Nacional.

Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura [ONU]. (11 de Agosto de 2008). Conferencia Internacional de Educación. Obtenido de La educación inclusiva: el camino hacia el futuro.

Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura [UNESCO]. (2017). Educación Inclusiva.

Vásquez, D. (2015). Políticas de inclusión educativa: una comparacióin entre colombia y Chile. Educ. Educ, 18(1), 45-61. doi:10.5294/edu.2015.18.1.3

Milady Sofía Velandia Herrera


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Sobre nosotros

Nuestra organización privada sin ánimo de lucro alineada a los propósitos de solidaridad, colaboración, consolidación de la paz, la equidad y la democracia en Colombia, presta servicios de información de valor añadido, colabora en procesos de producción de conocimiento basado en datos, desarrolla y promociona contenido informativo y contenido digital multiplataforma en temas de educación; con enfoque orientado a potenciar de manera innovadora una educación de calidad y disminución de desigualdades en la región.  Así mismo,  a fomentar, en ciudadanos y grupos de interés, el manejo adecuado de información donde la sociedad mejore la capacidad de obtener conocimiento para una toma de decisiones informadas que impulse la participación democrática en el ecosistema de Gobierno abierto y el ecosistema educativo de la región.


Contáctanos

Escríbenos en cualquier momento



Última publicación


1